Segunda sesión desde el Falla


Anoche tuve la suerte de regresar al Gran Teatro Falla tras un año de ausencia. Como no era de extrañar, todo permanecía en su sitio: los mismos personajes rondando las escalerillas de patio de butacas, María con sus incansables gritos, el foso de prensa repleto, el gallinero plagado de ingenio. El concurso evoluciona o involuciona (según se mire), pero la magia, la esencia del teatro, cambia muy poco a poco, no parece envejecer.

Imagen de El Fotochó del Carnaval

La sesión comenzó con un emotivo tango de Khumbayá a Germán García. Una letra que llevaba años echando en falta, pues no es necesario conocer muy en profundidad el mundo de los medios de comunicación para descubrir la encomiable labor del presentador de Onda Cádiz. Él sólo aporta a la fiesta mucho más que algunos autores u organizadores.

Los Hipnotizadores de Mario del Valle se encontraron con un público frío, cada vez más. Curiosamente, el teatro no encendió el chip de la alegría hasta el estribillo de la comparsa ‘A la luz de mi luna’, una agrupación que cantó medio repertorio de perfil, pero que agradó algo más que el año pasado (finalizaron últimos).

La sorpresa de la noche fueron los piojos de Alcalá de Guadaíra: ‘El show de Rasca y Pica’ logró una gran ovación al finalizar su repertorio. “¡Qué asco!”, exclamaba la Hierbabuena en tono de broma durante el popurrí.

‘Los Peleles del XXI’, pasaron más desapercibidos de lo que esperaba. Su genial idea y sus letras sensibles conectaron con el público, pero al cerrar cortinas quedó patente que a Quiñones le faltan fanáticos.

Tras el pequeño descanso, como es habitual, muchas localidades se quedaron vacías mientras actuaban ‘Los Breija’. No gustaron mucho, aunque ciertos personajes carnavalescos reían a mansalva con el toque del cuplé que decía “más flamencos”. Más agrado causó la segunda comparsa de Alvarado, ‘La misión…imposible?’. El grupo se ha ganado el respeto del coliseo gaditano en los últimos años y fue tratado como una comparsa local más. Impresionante su repertorio y gran acierto colocar al contralto en segunda fila.

Las últimas agrupaciones de la noche mantuvieron más caldeado si cabía el ambiente. El Cascana y sus ‘Gordillos’ ofrecieron treinta minutos de surrealismo y poca vergüenza a la altura de sus mejores años. Gustaron y mucho. Como también lo hizo ‘OBDC!. Animals’. Germán Rendón toma este año más protagonismo en su comparsa, regalando octavillas que, sin embargo, no eclipsan el comprometido repertorio.

Si es cierto que el grupo no sonó con tanta claridad y fuerza como otras comparsas de la noche y, viendo como está la modalidad, el pase a cuartos no será tarea fácil para ellos.

Segunda jornada desde el Falla, donde las impresiones son muy distintas a las que se perciben desde la televisión o Internet. La magia del teatro, por más que se empeñen las nuevas tecnologías (algunas están cerca de conseguirla), es única e insustituible.

Anuncios

Acerca de Angel Espínola

Periodista y Community Manager. 25 años. Con un Master de Escritura Creativa. Interesado en #Cultura, #Carnaval, #Política, #Deportes, #Literatura, #Salud, #Comunicación, #Marketing. Vivo online. @angelyespinola
Esta entrada fue publicada en COAC2013 y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s