El artista de Carnaval sevillano


Con Pablo de la Prida, coautor de Estamos en Casa

No hace mucho que un poeta dijo, irónicamente, “los comparsistas se la dan de artistas”, insinuando que, no es que se la dieran, sino que directamente lo eran. Y, aunque ese mismo poeta ahora saque un libro donde en cierta manera da marcha atrás en sus palabras, el que suscribe se queda con la primera afirmación. Al menos en cuanto a artista de carnaval sevillano se refiere.

Gracias a mi participación en el programa Pito de Carnaval he tenido la suerte de visitar muchos ensayos de agrupaciones sevillanas y conocer a muchos de mis ídolos carnavalescos. Quizás por llevar un micrófono en la mano, o por no tener suficiente confianza con los intérpretes, lo cierto es que no he avistado en estos ensayos la mala fama interna con la que cuenta este mundillo del Carnaval. Sus problemas habrá, seguro, pero no es el tema a tratar aquí porque además no los he comprobado.

El artista sevillano, bajo mi humilde percepción, responde al tópico de “chavales (algunos ya no tanto) que se unen para echar un buen ratito”. Para algunos supone un esfuerzo casi titánico, pero a todos les mueve un amor a la fiesta que no preveía en modo alguno antes de acudir a estos locales de ensayo.

Independientemente de la modalidad, y del nivel de la agrupación, he de resaltar que, contra todo pronóstico, el artista de carnaval sevillano es humilde. Los hay más serios, más desconfiados o simplemente inexpertos en el trato con los medios de comunicación. Pero en ningún caso he percibido un aire de superioridad que el propio artista no se mereciera. Antes bien, al contrario: en algunos de estos carnavaleros he notado una falta de ambición y una modestia que no corresponde a su talento y capacidad creativa, lo que también puede ser perjudicial a la hora de encontrar el éxito.

Pero, por encima de casi todo, el comparsista, chirigotero o corista sevillano, es en su gran mayoría un artista. No un profesional, porque no vive de ello. Sus métodos de trabajo, sus voces, sus gestos, sus creaciones, desprenden esa evocadora pasión que elevan sus obras en conjunto a lo artístico, ya sea de mayor o menor valor.

Entre la agrupación más buena y la más mala, la diferencia es de talento, experiencia y otros factores, pero no de trabajo. Todos los grupos, sin excepción, trabajan muchísimo sus obras, y esto he de suponer que también pasa en Cádiz. Algunas trabajarán tanto para ser insultadas o maltratadas por jurados en los diferentes teatros de Andalucía. Pero la ilusión es casi la misma en cada uno de los distintos proyectos que he conocido en los últimos meses.

Sirva este humilde comentario para agradecer a todos aquellos artistas, con quien comparto la categoría de jartibles (sólo que ellos no son, o no deberían ser anónimos), su disposición para que Pito de Carnaval entrara en sus ensayos y sus sinceras respuestas. Mucho éxito para todos.

Anuncios

Acerca de Angel Espínola

Periodista y Community Manager. 25 años. Con un Master de Escritura Creativa. Interesado en #Cultura, #Carnaval, #Política, #Deportes, #Literatura, #Salud, #Comunicación, #Marketing. Vivo online. @angelyespinola
Esta entrada fue publicada en Carnaval y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s