No lo hagan en casa


La grumosa niebla apenas deja ver la forma geométrica de la ciudad. Juan está nervioso, confía en la habilidad de Leila, pero no deja de ser arriesgado. Una ráfaga de viento voltea el globo aerostático con violencia.

-Está decidido, si él lo hizo yo también lo haré- dice Leila, con cierto tono de intranquilidad.

Juan comprueba los correajes, acciona la palanca para ganar más altura. Con suma delicadez, impulsa a Leila hasta la baranda del globo. El viento no corre ahora con tanta fuerza.

-Suerte, todo va a ir bien- comenta impaciente Juan.

Leila toma impulso. Salta al vacío. Desciende unos dos mil metros, pero la niebla le impide calcular a qué distancia se encuentra del suelo.

Una semana después, en el funeral de Leila, Juan declaró ante los periodistas que “ella sólo quería experimentar lo que sintió Felix Baumgartner”.

Anuncios

Acerca de Angel Espínola

Periodista y Community Manager. 25 años. Con un Master de Escritura Creativa. Interesado en #Cultura, #Carnaval, #Política, #Deportes, #Literatura, #Salud, #Comunicación, #Marketing. Vivo online. @angelyespinola
Esta entrada fue publicada en Mis relatos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s