Alonso no volverá a ser campeón del mundo


Lo vaticino desde ya, aún a riesgo de tener que tragarme cada una de las siguientes palabras. Y es que Fernando Alonso, el piloto mágico de los españoles, ha entrado en una especie de espiral de gafe y desdicha que, aunque cueste reconocerlo, es muy similar a la del piloto de Rallies Carlos Sáinz.

Aún recuerdo cuando los comentaristas de televisión profetizaban, cuando Alonso conducía un Minardi, que el asturiano sería algún día Campeón del Mundo o, al menos, estaría luchando con los grandes para lograrlo. No les faltó razón, a los pocos años ya era bicampeón y había batido todos los récords de precocidad en la Fórmula Uno.

Después, emulando a Michael Schumacher cuando dio el salto de Benetton a Ferrari, llegó el fichaje por McLaren. Sin embargo, y ya comenzaron las excusas, la llegada al equipo inglés supuso todo un calvario para Alonso, pues pasó toda la temporada enfrentado a su novato compañero de equipo, Lewis Hamilton, a la postre campeón.

Esta absurda rivalidad le llevó a volver a Renault, un equipo por entonces con un coche poco competitivo para aspirar a algo. El resultado: dos años perdidos de un piloto en su máximo apogeo. En 2009 Alonso consiguió una pole. Fue en el Gran Premio de Hungría, pero no lograría la victoria al perder su monoplaza una rueda mal colocada (ya le había pasado tres años antes con el mismo equipo en el mismo circuito). Aumentaba la mala suerte de un piloto que supuestamente era el mejor de la parrilla.

Tras dos años sin pena ni gloria, llegó el tan ansiado fichaje por Ferrari. Pero, qué casualidad, tras la retirada de Schumacher, la escudería italiana entró en una mala época. Y a quién le tocó vivirla, pues a Alonso. Otros dos años de heroicidades con un vehículo poco competitivo que no servía para luchar por el título.

Ya en la presente temporada parecía que la cosa mejoraba. Sin que su monoplaza tampoco fuera el más rápido, las cosas le estaban saliendo bien a Fernando Alonso. Sacaba mucha ventaja a los rivales y el título estaba cantado. Sin embargo, dos retiradas muy desafortunadas han vuelto a convertir en una quimera la consecución de un tercer campeonato que no llega.

Cierto es que un mito como Schumacher tardó cuatro años en volver a lograr un título con Ferrari. Pero Alonso lleva ya cinco (sin contar con este), sin lograrlo.

No he podido recuperar una entrevista de 2003 (el año de su eclosión), en la que Alonso afirmaba que se retiraría con unos 30 años para vivir la vida, y que no quería ser tan prolífico como Schumacher.

Han cambiado mucho las cosas, porque su contrato con Ferrari no expira hasta 2016 y ya ha pasado la treintena. La consecución de un nuevo título se ha convertido en una obsesión para un piloto que, haga lo que haga, ya será un héroe en España y uno de los mejores de la historia a nivel mundial.

Estaría muy orgulloso de tener que volver atrás en este análisis y volver a disfrutar de un Fernando Alonso triunfador. Pero el síndrome Carlos Sáinz, muy español por otra parte, parece haberlo atrapado en su espiral de gafe y desdicha. Y puede que Alonso no vuelva a ser campeón.

Anuncios

Acerca de Angel Espínola

Periodista y Community Manager. 25 años. Con un Master de Escritura Creativa. Interesado en #Cultura, #Carnaval, #Política, #Deportes, #Literatura, #Salud, #Comunicación, #Marketing. Vivo online. @angelyespinola
Esta entrada fue publicada en Deportes y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s