Entrevista al médico Carlos Martínez (II)


“Los ancianos no pueden ser abuelos kleenex, de usar y desechar”

Puede ver la primera parte pinchando aquí.

-¿Cree que esta sociedad discrimina a los ancianos?

Podemos decir que sí. Hoy día el anciano no se ve bien, porque las casas son pequeñas, no caben los ancianos y se discrimina por ahí. Por otro lado, se les intenta manipular, al igual que a veces se le sobrecarga mucho de trabajo. En las familias en la que los padres trabajan y los niños están en la guardería, un anciano enfermo supone una interrupción de ese ritmo de vida y pueden acabar siendo desatendidos.

Para evitar esto, creo que deberíamos acostumbrar a los niños a jugar con los abuelos. No utilizarlos como canguro sólo cuando conviene. No pueden ser abuelos kleenex, de usar y desechar. Porque una madre o un anciano jamás abandonaría a un hijo enfermo por muchos problemas que tuviera.

 – ¿También hay discriminación a nivel sanitario ? 

Aquí en Andalucía, a pesar de que el Estatuto de Autonomía, en su artículo 22.K, dice que todos los andaluces mayores de 65 años tienen derecho a atención geriátrica especializada, es la única comunidad que no tiene geriatras de este tipo.

Pero realmente la discriminación viene porque las personas que más van al médico son las de mayor edad. Y eso a muchos profesionales les perturba porque les llenan las consultas. A los médicos nos dan el mismo tiempo para tratar a personas adultas que a personas ancianas. Y recibir a una persona anciana requiere mucho más tiempo, porque el mero hecho de llegar a la puerta de la consulta y sentarse, supone un proceso bastante más lento.  Esto supone por tanto una discriminación para el paciente, que tiene que ser atendido más rápidamente de lo que debería.

– Un anciano que vive solo ¿es más proclive a desarrollar enfermedades que uno que lo hace en compañía?

Es una causa de fragilidad, sobre todo en el varón. En especial, durante el primer año de una viudez. La mujer tiene más capacidad para sobrevivir en esa situación. Y es que vivir sólo es muy distinto a vivir en familia, donde sobre todo la higiene es mayor. También está comprobado que la soledad afecta psíquicamente. Pero esto le pasa a todas las personas, no sólo a los ancianos.

– Los médicos ¿no abusan a veces de los medicamentos para paliar ciertos problemas de los ancianos?

Estoy de acuerdo en que a veces nos pasamos a la hora de recetar fármacos. El problema es que a veces el anciano va al médico básicamente a charlar, a que les escuchen y a que le den soluciones. Y es más fácil, debido a la estructura que tiene la sanidad, darle un fármaco y quitárselo de encima para ir más rápido. Esto lleva a casos en los que el paciente está tomando una cantidad excesiva de medicamentos porque cada especialista que ha visitado le ha recetado uno distinto.

– ¿Por qué a veces se genera tanta controversia con determinados centros geriátricos?

No es que haya controversia, pero es que hay dos tipos de geriátricos. Por un lado están los centros homologados y otros, podríamos decir, piratas. Y la controversia está en los piratas. Sin embargo, estos también hacen una importante labor, porque en los centros homologados no hay espacio suficiente.

Las personas que de un día para otro necesitan asistencia completa o las personas con demencia que viven en una familia y otro de sus miembros enferma, tienen que recalar en una residencia. Y, como en los centros homologados el trámite es más complejo, se acaba recalando en otros centros privados. Y a veces no tienen el personal adecuado ni los medios suficientes.

– En algunos centros atan a los ancianos…

Estoy en contra de atar a los ancianos, pero hay veces en las que hay que atar a una persona para evitar que se caiga o que le haga daño a los demás. Pero esa sujeción ha de ser mínima. La alternativa a ello es una persona que esté todo el tiempo vigilándolos. Y, al no haber personal, en algunos centros se acaba atando a los ancianos. Pero eso crea ansiedad y problemas.

No se puede rechazar la sujeción al cien por cien porque hay veces que es inevitable, al menos en un corto espacio de tiempo. Normalmente se le aplica a personas con delirios.

– ¿Qué considera que es un envejecimiento activo?

Pues seguir haciendo lo que a uno le gusta, ya sea en su profesión o en cualquier otra actividad (viajar, hacer deporte, etc). Envejecer saludablemente es mantenerse activo en todos los sentidos: físicos y psicológicos.  Físicamente, andar al menos. Y si pueden hacer algún tipo de gimnasia de movilidad, pues mejor.

A nivel nutricional, comer de todo, sin cambiar nuestros hábitos de toda la vida. Pero reducir la sal, las grasas animales, y comer menos calorías. Está demostrado que física y mentalmente, las personas que comen menos son más resistentes a las enfermedades.

Anuncios

Acerca de Angel Espínola

Periodista y Community Manager. 25 años. Con un Master de Escritura Creativa. Interesado en #Cultura, #Carnaval, #Política, #Deportes, #Literatura, #Salud, #Comunicación, #Marketing. Vivo online. @angelyespinola
Esta entrada fue publicada en Entrevistas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s