El negro


El negro me espera cada mañana con una sonrisa. El negro controla a dónde vas, a dónde fue tu novia y dónde están tus padres. El negro no pide limosna, se la gana. Mientras estás en la cama, en el cine o en el trabajo, el negro está allí, esperándote. Al negro le da la vida el color rojo de un semáforo. El negro no ha recorrido tres mil kilómetros para venderte pañuelos, pero lo hace con orgullo.

El negro no es un número en la lista del INEM, porque no tiene papeles. El negro conoce el ruido exacto del motor de tu coche y el de tu vecino, pero nunca ha conducido uno. El negro se moja con la lluvia, pero come cuando se resfrían los conductores. El negro aguanta las miradas racistas tras dos centímetros de cristal, pero lleva la camiseta de la selección española. El negro no se pelea, ya ha tenido suficiente guerra. El negro tiene ilusiones, pero es feliz con veinte céntimos.

El negro tiene dos niños y una esposa que le esperan, pero vive sólo en un cuartucho. El negro no va a la playa en verano, ya viene tostado del infierno. El negro es un paria. El negro es publicista: te vende unos kleenex de sesenta céntimos por un euro o más. El negro es tu amigo, aunque no le bajes la ventanilla.

El negro no habla español, pero si le regalas un juguete puede hablarte latín. El negro es negro, pero no es tonto. El negro, ése negro del segundo semáforo de la Glorieta de San Lázaro, me espera cada mañana. Con una sonrisa.

Anuncios

Acerca de Angel Espínola

Periodista y Community Manager. 25 años. Con un Master de Escritura Creativa. Interesado en #Cultura, #Carnaval, #Política, #Deportes, #Literatura, #Salud, #Comunicación, #Marketing. Vivo online. @angelyespinola
Esta entrada fue publicada en Mis relatos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El negro

  1. Pablo dijo:

    Me ha encantado esta entrada 😀 Mi negro particular es el del semáforo de Torneo, el que va a la calle que lleva a la Alameda. Y cada vez que le he dado algún euro he pensado eso, que no pide limosna, que se la gana, que se conoce tu familia, se acuerda de tu cara, parece que se alegra cuando te va bien y se entristece cuando te va mal.

  2. Lídera dijo:

    Mi negro está en La Cartuja y siempre me llama princesa 🙂

  3. Intensas descripciones, metáforas e imágenes. Engancha desde el principio hasta el final.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s